POST BASADO EN EL ARTÍCULO ORIGINAL:

Atrophy of gluteus maximus among women with a history of chronic low back pain

Amy H. Amabile, John H. Bolte, Saskia D. Richter

TRADUCCIÓN Y AUTOR DEL POST: ALBERTO POSADAS (VALLADOLID)

MAQUETACIÓN: MANU JIMÉNEZ (A CORUÑA)

Alberto Posadas – Lcdo en CAFyD, Maestro en Educación Física, Docente Feda Valladolid y Entrenador Personal / Readaptador Físico-Deportivo en Clínica Plenum

“El Dolor Lumbar (LBP) es un problema de salud muy común en todo el mundo, la mayor parte de la población padecerá dolor lumbar en algún momento de su vida”

El LBP es una causa importante de discapacidad laboral, absentismo y gastos.
Los sujetos que lo padecen suelen presentar deficiencias en la fuerza, resistencia muscular del tronco y la cadera y déficit en el control motor, sin embargo, se desconoce si estos déficits son causa o efecto del Dolor Lumbar.

Diferentes estudios han demostrado que los músculos del tronco (multífidos, erectores espinales etc.) guardan estrecha relación con patologías del raquis lumbar, sin olvidar el papel importante que desempeña el Glúteo Mayor (GM), contribuyendo este a compensar momentos de fatiga de los erectores espinales.

El GM es un músculo muy importante en el levantamiento de cargas, jugando este un papel primordial en el paso de la posición de cuadrupedia a bipedestación en los seres humanos.
Un levantamiento inadecuado de cargas excesivamente pesadas puede aumentar la carga en los Discos Intervertebrales (IVD) lumbares.

El GM guarda gran relación con los músculos paraespinales. Cuando se realiza un levantamiento, la mayor parte del movimiento ocurre en la articulación de la cadera y es realizado por el GM y los isquiotibiales durante el primer 50% del movimiento, los siguientes 25 % los extensores de cadera y erectores espinales (ES) contribuyen prácticamente lo mismo y en el último 25% los músculos paraespinales predominan.

Sin embargo, se puede observar cambios en la biomecánica del GM en individuos que padecen LBP, fatigándose estos antes en mujeres con dolor lumbar crónico.
El GM y los ES se activan durante menos tiempo en un ciclo de flexo-extensión, activándose más tarde también en el ciclo de extensión en sujetos con LBP.

Aunque la relación entre el dolor lumbar, multífidos, y otros músculos del tronco han sido bien estudiados, hay pocos estudios que relacionen el dolor lumbar y el tamaño del GM.
La relación entre el tamaño del GM y el dolor lumbar encontrada en este estudio provee una razón para futuras investigaciones.

“Es importante realizar un trabajo enfocado al fortalecimiento del GM para pacientes con LBP”

El hecho de que la mayoría de los ejercicios dirigidos al GM también activen músculos del tronco como multífidos y ES, podría suponer un desafío para diseñar futuros estudios que muestren el efecto de los ejercicios aislados del GM en sujetos con LBP.

[dt_sc_button type=”type1″ iconstyle=”no-icon” htext=”VER” link=”https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5513394/” size=”medium” target=”_blank”]VER ARTÍCULO ORIGINAL[/dt_sc_button]