Héctor García poseé una doble Licenciatura en Educación Física y Nutrición (USA), Masters en Biomecánica Clínica y Fisiología del Ejercicio (USA), Posgrado en Entrenamiento Deportivo (Cuba-Colombia). Es considerado, sin lugar a dudas, como uno de los grandes referentes dentro del campo del ejercicio físico y la salud en nuestro país.

MOVEMENT & HEALTH

En un reciente post en su página de facebook (post fundamentado por el capítulo 4 del libro Low Back Disorders del Dr. Stuart McGill), H. García destaca lo siguiente:

“La repercusión que tendrá la prescripción de ejercicio físico como tratamiento terapéutico ante el dolor lumbar”

Dicho tratamiento, podrá tener efectos contrarios a los deseados sino se conoce realmente la estructura interna del raquis vertebral o la comprensión de las cargas a las que se ve sometida la columna ante determinadas acciones.

Imagen tomada de Héctor García

El capítulo 3 de Low Back Disorders nos habla sobre la técnica de repetir movimientos de extensión dinámica con el objetivo de reducir el desplazamiento del núcleo en el anillo puede causar una preocupación adicional.  Balkovec y McGill (2012) compararon flexiones repetitivas de la columna con ciclos repetitivos de flexión y extensión.  La hipótesis probada fue que el componente de la extensión de cada ciclo podía prevenir la migración posterior del núcleo.  Observamos que la extensión añadida, simplemente aplastaba el disco más rápido.  En otras palabras, añadiendo la extensión repetitiva se incrementa en gran medida el indice de deterioro discal.  Mantenemos nuestra posición a favor de las posturas estáticas en extensión para hernias discales posteriores agudas con un 70% de altura discal restante y nos oponemos a los movimientos de extensión dinámica como las “floppy push ups” y la extensión en prono empujando con los brazos (prone press up).

Finalmente, algunos terapeutas son partidarios de flexionar los discos después de una cirugía/lesión porque creen que esto reduce el riesgo de formación de tejido cicatrizal y adhesiones.  Se podría argumentar que la cicatrización sería lo ideal al formar un tapón que puede evitar la filtración del núcleo hacia las capas exteriores del anillo.  Obviamente, las cicatrices que inmovilizan tejidos neurales son problemáticas (más sobre este tema en la discusión sobre la movilización neural).  Adams, Stefanakis y Dolan (2010) presentaron una excelente discusión sobre los muchos factores que influencian el potencial de curación del disco intervertebral.  Por estas razones promovemos con frecuencia el ejercicio del gato-camello (cat-camel) con apoyo sobre manos y rodillas.  Hemos demostrado que dada la orientación horizontal del ejercicio, el disco soporta un mínimo de carga y que esta flexión sin carga compresiva, parece no agravar las hernias discales.

Gracias Héctor por tu constante esfuerzo y dedicación en tu trabajo, y por compartir tus conocimientos con todo el mundo.

Manu